EVIDENCIAS DE LA EVOLUCIÓN: PALEONTOLÓGICAS, ANATÓMICAS, EMBRIOLÓGICAS, GENÉTICAS Y BIOGEOGRÁFICAS

A.- Pruebas paleontológicas

La paleontología es la rama de la biología que estudia las formas de vida presentes en épocas geológicas; por ejemplo, los fósiles. Mediante el registro fósil se pueden reconstruir líneas evolutivas de los seres que nos han precedido. La historia de la vida en la Tierra está registrada en las capas de rocas o estratos, donde los fósiles habitaron, estas capas constituyen los periodos o épocas de cuya disposición se deduce el calendario geológico.

B.- Pruebas anatómicas

Establece las similitudes y diferencias entre las estructuras de distintas clases de organismos. En el estudio de la anatomía comparada se distinguen tres tipos de órganos:

C.- Homólogos. Estructuras que tienen el mismo origen embrionario, pero que se han modificado para desempeñar funciones diferentes, como el brazo del hombre, el ala de las aves y de los murciélagos, aleta de ballena y pata delantera de un gato.

D.- Análogos. Son los que desempeñan funciones similares, pero su origen embrionario y su estructura son diferentes, lo cual indica que no existe relación evolutiva cercana, como entre las alas de mariposa, las de un ave y las de un murciélago.

F.- Vestigiales. Son estructuras no funcionales presentes en algunos organismos, pero que en otros desempeñan funciones esenciales; en el ser humano las vértebras coccígeas, muela de juicio y el apéndice; este último no es útil y a veces causa daños graves al infectarse o inflamarse, en cambio, en los conejos es parte funcional muy importante del aparato digestivo (Valdivia, 2002).

G.- Pruebas embriológicas

A partir de las etapas tempranas del desarrollo encontramos semejanzas entre los organismos, por ejemplo, en los animales las etapas embrionarias de segmentación y gastrulación son casi iguales, ya sea que se trate de un gusano, un molusco, un pez o el hombre. A medida que es más cercana la relación evolutiva entre dos organismos, más semejanza se observa en el curso de su desarrollo embrionario.

H.- Pruebas genéticas

El grado de semejanza entre los nucleótidos del ADN de diferentes especies es un indicador del parentesco evolutivo. El estudio de la biología molecular de los primates modernos muestra que una de las cadenas de proteína (polipeptídicas) que forman la hemoglobina del mono Rhessus difiere del humano por solamente ocho aminoácidos, mientras que la versión de la lamprea difiere del humano por 125 aminoácidos, esto indica que el mono rhessus es mucho más cercano evolutivamente a los humanos que las lampreas.

I.- Pruebas biogeogróficas

El estudio de la distribución de los seres vivos en la Tierra (biogeografía) representa un apoyo a la evolución, las barreras geográficas son un ejemplo común de cómo los organismos siguen su propio camino evolutivo formando nuevas especies adaptadas a las condiciones de su hábitat.

 

 

error: Contenido Protegido !!