PUNTUACIÓN

Los signos de puntuación son aquellos signos ortográficos que nos sirven para facilitar la comprensión de un discurso o texto.

 

Estos pueden delimitar ideas, dar más importancia a unas que a otras, señalar citas, reforzar ideas, etc.

 

Entre los más utilizados tenemos a: El punto, la coma, el punto y coma, los dos puntos, los puntos suspensivos, el paréntesis, las comillas, los signos de interrogación y admiración.

 

El punto

         El punto indica una cierta pausa en un escrito, el cual se usa al final de una clausula o de un periodo.

 

                   El punto y seguido se utiliza cuando el siguiente párrafo va a continuación.

                   El punto y aparte se utiliza cuando el siguiente párrafo comienza en el renglón siguiente, dando a entender que las ideas de un párrafo con el otro son un poco diferentes.

 

         El punto final. Se utiliza al final de todo el escrito.

 

Ejemplo:

         “Muchos especialistas consideran que existe una falta de transparencia y ausencia de algunos datos que, de hacerse públicos, aportarían más claridad a la gestión de las autoridades. El Gobierno, no obstante, defiende que su modelo de vigilancia epidemiológica ha sido útil hasta ahora para tomar decisiones de mitigación y ha optado por otro para tener un mayor control de las necesidades hospitalarias en esta nueva fase.

El propio Gobierno aceptó desde un inicio que el número de casos confirmados mediante pruebas…”

 

 

También el punto se utiliza después de una abreviatura:

         Ud. (usted), Dr. (doctor), Cía. (compañía).

 

 

 

 La coma:

 

         La coma indica una pausa menor que el punto, en un escrito. También se coloca en series de nombres, de adjetivos y de verbos.

 

Ejemplo: Rolando compro audífonos, baterías, cargadores y celulares.

 

Para separar oraciones breves que van seguidas

 

Ejemplo:

         “Sin embargo, en los últimos días, el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, cara visible de la gestión de la crisis sanitaria en el país, le ha venido restando importancia a dicha estimación, implicando (sin afirmarlo directamente) que el grado de difusión del virus la hace, si no imposible, sí secundaria como herramienta.”

 

 

Después del vocativo siempre y cuando vaya al principio, si el vocativo va al final, la coma va antes del vocativo; si el vocativo va intercalado entre palabras, se coloca coma antes y después.

 

         Ejemplo:

                   Pedro, ven para acá.

                   No vayas a tardar, Lucia.

                   Entonces, Karla, tendrás que llegar temprano.

 

En oraciones explicitas:

         Ejemplo:

                   Britney, la princesa del pop, viajará a Europa.

 

En intercalaciones en donde se menciona el autor de una obra o del pensamiento que se cita.

         Ejemplo:

                   El respeto, decía Benito Juárez, al derecho ajeno, es la paz.

 

 

Cuando se omite un verbo:

         Ejemplo:

                   Pepe es alto; Miguel, de estatura media; Susana, muy pequeña.

 

 

 

Antes de las conjunciones adversativas, pero, aunque, sino, a pesar de.

         Ejemplo:

                   Esperé a Julia, pero nunca apareció.

 

En las expresiones: o sea, no obstante, es decir, en efecto, esto es (entre comas).

         Ejemplo:

                  Alberto, Álvaro y Oscar, o sea, tus primos, vendrán a la fiesta.

 

Al final de las oraciones formadas por un participio o un gerundio.

         Ejemplo:

                  Llegando a la oficina, revisaremos los expedientes.

                  Terminando el trabajo, fuimos a cenar.

 

Entre el lugar y la fecha, cuando se hace una carta.

         Ejemplo:

                  Puebla, 8 de mayo de 2020.

 

 

 

 

 

El punto y coma:

 

         El punto y coma indica una pausa menor que el punto, pero mayor que la coma.

 

 

Se coloca punto y coma:

        

         Para separar oraciones consecutivas que se refieren al mismo asunto.

 

         Ejemplo:

                  El piso está limpio; la ropa esta tendida; la mesa ya esta puesta.

 

 

         Para separar oraciones consecutivas que pertenecen a una misma clausula y contienen palabras separadas por comas.

 

         Ejemplo:

                  En la fiesta, todo era diversión; unos bailaban; otros, conversaban en la sala; los demás jugaban dominó.

 

 

         Antes de las conjunciones adversativas (pero, mas, aunque) que hay en una clausula larga.

 

         Ejemplo:

                  El libro que me regalaste es muy interesante; aunque no he terminado de leerlo.

 

 

 

 

Los dos puntos:

 

         Los dos puntos indican una pausa larga a la que le sigue una aclaración.

 

Se utilizan los dos puntos:

 

         Después de expresiones de cortesía y saludo.  Por ejemplo, cartas, documentos, etc.

Ejemplo:

                  Estimada señora:

 

 

         Antes de citar las palabras textuales de una persona.

         Ejemplo:

                  Finalmente, me dijo: “No iré a ninguna parte”.

 

         Después de las palabras: son, por ejemplo, los siguientes, como sigue.

         Ejemplo:

                  Los ganadores son: Pepe y Luisa

                 

 

 

 

 

 

 

 

Los puntos suspensivos:

 

         Los puntos suspensivos se utilizan cuando se deja completa una oración, en suspenso.

         Ejemplo:

                  Estoy tan enojado que…

 

         Cuando se quiere expresar duda, incertidumbre o temor.

         Ejemplo:

                  Lo que sucede es que, si te quiero, pero…

 

         Cuando se quiere expresar una frase inesperada.

         Ejemplo:

                  Fuimos al cine, luego a cenar, y más tarde… no hubo nada.

 

         Para interrumpir una oración por considerarla no necesaria.

         Ejemplo:

                  Dice el refrán: “El que madruga…”

 

 

 

 

El paréntesis:

        

         El paréntesis se usa para encerrar frases relacionadas con lo que se habla, con un fin explicativo.

         Ejemplo:

                  Los programas de la televisión (hoy en día) contienen mensajes muy agresivos.

 

 

Las comillas:

         Las comillas se utilizan para indicar que una palaba es impropia o vulgar.

         Ejemplo:

                  Dijo que tendría que “checar” el documento.

 

         En títulos, apodos, citas textuales o frases célebres.

         Ejemplo:

                  A José José le dice: “El príncipe de la canción”

                  Carl Max decía: “La religión es el opio de las naciones”

 

 

 Los signos de interrogación y admiración:

 

         Los signos de interrogación se colocan al principio y al final de las frases de carácter interrogativo.

         Ejemplo:

                  ¿Dónde estás?

        

         Los signos de admiración se colocan al principio y al final de las palabras o frases de carácter exclamativas.

         Ejemplo:

                  ¡Qué hermosa tarde!

 

 

         También se emplean en las interjecciones

         Ejemplo:

                  ¡Hay!

                  ¡Hola!

 

Nota: Después de los signos de interrogación o admiración nunca va el punto.

error: Contenido Protegido !!