LAS ETAPAS DE LA LUCHA ARMADA: MADERISMO, CONSTITUCIONALISMO Y LUCHA DE FACCIONES

Con el llamado que hizo Madero el 20 de noviembre de 1910 a levantarse en armas, varios sectores de la población, ya predispuestos a rebelarse, se unieron a Madero. Personajes como Zapata, Villa y Orozco líderes de sus propios movimientos fueron los que le imprimieron la fuerza necesaria al llamado de Madero.

 

En mayo de 1911, en ciudad Juárez Chihuahua, después de que las tropas de Madero habían derrotado a las fuerzas federales, se firmó el “Tratado de Ciudad Juárez” que establecía la renuncia de Porfirio Díaz y que se convocara a elecciones, donde muy probablemente ganaría Francisco I. Madero.

Sin embargo, líderes como Zapata y Villa tenían objetivos más allá de la simple renuncia de Porfirio Díaz, así que el tratado de Ciudad Juárez no detuvo el movimiento de estos grupos rebeldes.

 

El 6 de noviembre de 1911 Madero asume como Presidente constitucional, pero el 28 de ese mismo mes, Zapata proclama el “El plan de Ayala”, mediante el cual se desconoce a Madero como presidente por no llevar a cabo la reforma agraria.

 

A pesar de que Madero tuvo ahora que combatir a estos grupos insurgentes, este no fue derrocado por ellos, sino que, a manera de traición, Victoriano Huerta junto con Bernardo Reyes, Miguel Mondragón y Feliz Díaz realizaron un golpe de estado con apoyo del entonces embajador estadounidense Henry Lane Wilson para terminar con el asesinato de Francisco I. Madero y su vicepresidente José María Pino Suarez el 22 de febrero de 1912.

 

Victoriano Huerta asume como presidente, periodo que duro 17 meses y que tuvo como características, la militarización del país, la disolución de la cámara de diputados, la persecución y el asesinato de opositores ya fueran diputados liberales o lideres regionales.

Con la muerte de Madero, los grupos rebeldes, pudieron unir esfuerzos por una causa común, que fue la de derrocar a Victoriano Huerta.

 

El entonces gobernador de Coahuila Venustiano Carranza, proclamo en marzo de 1913El Plan de Guadalupe” que desconocía a Huerta como presidente, se estableciera un régimen constitucional y que Carranza fungiera como primer jefe del ejército constitucionalista.

 

Las tropas que ahora se formaban contaron con Francisco Villa al frente de la División del Norte, Zapata sin integrarse plenamente al movimiento lo apoyo desde el sur, y los generales de Sonora, Álvaro Obregón y Plutarco Elías Calles se unieron al plan de Carranza.

 

Con esta unión temporales de movimientos, se logró derrotar al ejército que dirigía Victoriano Huerta con relativa facilidad en julio de 1914.

Un mes después, en agosto de 1914, Venustiano Carranza se convierte en primer jefe constitucionalista del ejército.

 

Sin embargo, esto tampoco detuvo la lucha entre los diferentes movimientos que representaban por un lado Francisco Villa y por el otros Emiliano Zapata.

 

El 1 de octubre de 1914 se integró en la ciudad de México una comisión tripartita, que después se tuvo que realizar el 10 de octubre “la convención de Aguascalientes” para tratar de solucionar estas diferenticas, en la que se proponía un presidente interino y que ratificara las demandas de Villa y Zapata.

Con la negativa de Carraza sobre este acuerdo, Villa y Zapata continuaron la batalla hasta tomar la Ciudad de México, mientras Carranza huida a Veracruz.

 

Para 1915, Carranza con el apoyo de los ejércitos de Obregón, volvió a tomar la capital, provocando serias derrotas a Villa en el norte y a Zapata en el sur.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!