PRINCIPALES CONTAMINANTES DEL AGUA: FÍSICOS, QUÍMICOS Y BIOLÓGICOS

Podemos clasificar los contaminantes del agua en tres tipos principales:

         Contaminantes físicos

         Contaminantes químicos

         Contaminantes biológicos

CONTAMINANTES FÍSICOS

Los contaminantes físicos son aquellos que, aunque no modifican la composición química del agua, si obstaculizan o impiden la función natural del agua.

Por ejemplo, pueden ser desde objetos pequeños que impiden el flujo natural del agua para el mantenimiento de ciertos ecosistemas hasta las grandes presas que alterar o destruyen grandes ecosistemas que dependían del flujo del agua.

CONTAMINANTES QUÍMICOS

Son los contaminantes que si modifican la composición química del agua provocando que ya no pueda realizar su función correctamente o que llegue a convertirse en un agente toxico contra la vida que dependía del agua.

Por ejemplos, los compuestos orgánicos e inorgánicos disueltos o dispersos que provienen de descargas domésticas, agrícolas e industriales. Entre estos contaminantes están las sales metálicas solubles como cloruros, sulfatos, nitratos, fosfatos y carbonatos. También los desechos de ácidos, bases y gases tóxicos disueltos, tales como dióxido de azufre, amoniaco, sulfuro de hidrógeno y cloro.

Los ácidos pueden ser mortales para la vida acuática y originan la corrosión de metales y concreto. Su fuente inmediata la encontramos en los desechos de animales, procesamiento de alimentos y desechos de mataderos, compuestos químicos industriales y solventes, aceites, brea, tinturas y pesticidas.

CONTAMINANTES BIOLÓGICOS

Los contaminantes biológicos son aquellas entidades vivas que pasan a formar parte del agua y que tienen un efecto perjudicial para el ecosistema original.

Por ejemplos pueden ser bacterias y virus, que provocan enfermedades, algas y otras plantas acuáticas.

Ciertas bacterias inofensivas participan en la descomposición de compuestos orgánicos del agua. Las bacterias y los virus indeseables son los que producen enfermedades como la tifoidea, la disentería, la hepatitis y el cólera.

Puedes consultar mas ejemplos y ejercicios en nuestras guías.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Contenido Protegido !!